Cilantro pero no tanto entró en el vórtice de la Neurogastronomia

Recientemente en Caracas, un grupo maravilloso de personas tuvimos la dicha de cursar el Diplomado de neurogastronomia aplicada y en él fuimos tocados por la varita mágica del Mago Merlín (Merlín Gessen), por la dulzura, el apoyo y la constancia de Marcus Gessen, la sabiduría y enseñanzas del sifu Pablo Medina García y por el estupendo y arduo trabajo de un equipo de grandes magos que hicieron que ese viaje de conexión con nuestros sentidos valiera la pena.

Durante todo ese recorrido fui (Adriana) “consciente de lo inconsciente”, vi mucho más allá de lo que hasta ahora pensaba que era evidente y lo que no…entre las millones de cosas que aprendí, me di cuenta que las hierbas y las especias han sido siempre esas hadas que hacen posible que un pequeño bocado sea la gloria o sea una tortura para nuestros sentidos, para nuestra alma. Ellas han formado parte de nuestras vidas desde mucho antes de nacer y han sido las responsables de los más bellos y memorables recuerdos de nuestra infancia, de nuestros amores, de nuestros caminos recorridos, de nuestras alegrías y desilusiones, de esos suspiros que nos acercaban a aquellos que teníamos a nuestro alrededor y de todos aquellos recuerdos que quedaron grabados en nuestros cerebros. ¿Sabían que dichos recuerdos podríamos volver a vivirlos y sentirlos cuando entremos de nuevo en contacto con alguna de ellas? Es aquí en dónde puede ocurrir la magia, cuando se lleva a cabo una conexión con nuestros sentidos, nuestros recuerdos y nuestras emociones.

¿Solo imagínense por un momento que abren un frasco de canela y comienzan a percibir su cálido, dulce e intenso aroma? ¿Qué recuerdos vienen a su mente?

¿Qué pasaría si de pronto, en pleno agosto, entran a la casa de un amigo y mientras están escuchando en el fondo unos villancicos, les ofrecen un vaso de ponche crema con hielo y de pronto les llega desde la cocina una cálida mezcla de aromas de guayabita, clavo de olor, canela y nuez moscada? ¿A cuál festividad del año viajaron? ¿A cuál momento de su vida se acaban de transportar?

De todo eso y mucho más se trata la neurogastronomia. Quizás existan un sinfín de definiciones pero podríamos resumirlos en ¡vivir una experiencia! Y por supuesto, las hierbas y las especias han sido y serán siempre nuestras exquisitas cómplices en dichas vivencias.

Como requisito final para culminar el diplomado debíamos presentar un proyecto en donde aplicaríamos la neurogastronomia, y como ya se habrán imaginado Cilantro pero no tanto debía estar presente. Se me ocurrió hacer una degustación íntima con un grupo bellísimo y variado de personas, a las cuales les haríamos un recorrido por diferentes platillos que estaban ligados de una u otra forma con nuestras raíces y nuestros afectos. Para nuestra alegría las especias fueron las primeras en hacerse notar y en ser unas de las protagonistas de la velada. Quisimos que cada uno de los comensales se conectara con algunas de las hierbas y especias que formaban parte de los platillos que posteriormente iban a degustar. Me sorprendió gratamente percibir ciertas emociones en sus rostros, transmitían asombro, curiosidad, alegría y gusto por verlas, olerlas y probarlas. Incluso por descubrir especias que nunca habían visto y probado en sus vidas. ¡Es que me hubiese gustado que vieran el brillo que tenían en sus ojos!

Justo a partir del momento en el que contactaron con las especias comenzaron a ser conscientes de que se les había abierto un portal a este fascinante mundo, por lo tanto su percepción de lo que probarían en cada uno de los platillos ya sería diferente. Y eso era apenas el comienzo de todo el estupendo viaje que les teníamos preparado.

Por supuesto, este viaje estuvo indudablemente acompañado de muchas emociones, nervios, curiosidad, alegría, nostalgia, amor, cercanía, placer, gratitud, solidaridad, amistad, inspiración, apertura, calor humano y lo más grande de todo fue que coincidíamos en el amor por nuestras raíces, por nuestros afectos, por Venezuela…

Esa preciosa, cálida, exquisita y muy sentida tarde pasó de ser un “proyecto de neurogastronomia” a ser una de las experiencias emotivas y gastronómicas más bellas de mi vida, y fíjense que ahora me incluyo en el cuento. Junto a mis cómplices Miguel Quijada y Marielly Herrera, habíamos preparado un pequeño y sencillo evento para unos amigos y terminamos inmersos en ese mar de emociones. Quisimos dar un regalo y terminamos siendo los agasajados.

Este será apenas el inicio de un camino lleno de sorpresas. Ya Cilantro pero no tanto entró en este vórtice de la neurogastronomia, así que prepárense para lo que vendrá.

Las fotos de este post son cortesía de: Marjorie Sayegh, Miguel Quijada y Adriana García.

 

Un aromático Dragón…les hablaremos del Estragón

(Español: Tarragona, tarragón, dragoncillo; Portugués: Estragão, Estragão-francês; Inglés: tarragon; Francés: estragon, herbe dragonne; Italiano: dragoncello, assenzio, estragone)

No, no se trata de un cuento de hagas, ni de Harry Potter, ni nada por el estilo…
En este caso queremos hablarles de una hierba aromática cuyo nombre al parecer se deriva de una creencia o historia medieval, en la que se decía que con el estragón se curaban las heridas generadas por dragones y serpientes. Dicho nombre es dracunculus, el cual literalmente significa en griego antiguo “pequeño dragón”.

El nombre completo de esta hierba aromática es Artemisia dracunculus forma parte de las Asteráceas, una de las familias de plantas con mayor riqueza y diversidad biológica, la cual está conformada por más de 23.000 especies de plantas con flor (Angiospermas).

Podemos identificar una planta de estragón por sus características hojas de color verde oscuro, y de formas alargadas, aplanadas, estrechas y suaves. Su aroma es delicado pero a la vez se hace presente, tiene notas bastante frescas y dulces, recuerdan al hinojo, al anís y me atrevería a decir que su aroma se me asemeja al de la manzanilla.

Se piensa que el estragón se originó en Asia occidental, probablemente en Siberia y que luego fue extendida hacia Europa en la Edad Media, en donde las cultivaban inicialmente en monasterios. Actualmente abarca otras zonas templadas del continente asiático, europeo, africano y americano. ¿Y ustedes han visto cultivos de estragón en sus países?

Aun cuando estamos acostumbrados a ver y a emplear las versiones frescas y secas de muchas de las hierbas aromáticas, en el caso del estragón en general son preferidas sus hojas frescas y en todo su esplendor, porque desprenden todo su encanto en aroma y sabor. A diferencia de las hojas secas de esta hierba, las cuales han perdido muchas de sus propiedades organolépticas. Sin embargo, es en esta segunda presentación que la encontramos frecuentemente en el mercado.

El aroma del estragón se debe principalmente a un compuesto fenólico denominado estragol, que se encuentran en el aceite esencial de esta hierba en un 80 %. Dicho componente también forma parte del complejo aroma del anís dulce y de la albahaca. Este se ubica en unas bolsitas de aceite que se encuentran a todo lo largo de las venas de las hojas del estragón. Dicho compuesto es un pariente químico del anetol, responsable del aroma del anís, por lo que esta hierba tiene un fuerte aroma anisado.

Existen principalmente dos variedades de estragón en el mundo, la “francesa” (o alemana en algunos países) y la “rusa”. De estas la primera es la más aromática y dulce, la segunda tiene menos aceites esenciales y su sabor es menos agradable y un tanto astringente o amargo. En la rusa predomina el sabineno (50%) que también se encuentra en las pimientas.

¿Y qué comidas o platillos podemos preparar con estragón?

Para describirles algunos de los usos que podemos darle a esta hierba aromática emplearé una frase que me gustó mucho, “el estragón es especialmente adecuado para comidas ligeramente saborizadas”.
El estragón es uno de los ingredientes preferidos dentro de la salsa bearnesa, mayonesas, tártara y la salsa de mostaza, entre otras. En general va perfecto en todas aquellas salsas hechas a base de emulsiones. Combina muy bien con carnes blancas como la del pollo, pescados, así como con huevos y champiñones. Esta hierba es muy apreciada en Francia en donde de hecho es agregada a la mezcla de hierbas de Provenza, a la mezcla de finas hierbas y en el bouquet garnie.
Se emplean en conservas que llevan mostaza, pepinillos o vinagre. Incluso se pueden preparar vinagres aromatizados con unas cuantas hojas de estragón para usarlo como aderezo de ensaladas, en especial con vinagre de vino blanco. Y aunque no lo crean el estragón también ha sido agregado en vodkas y otras bebidas alcohólicas.

El estragón al igual que muchas de las hierbas aromáticas de las cuales les hemos hablado aquí en Cilantro pero no tanto, posee muchas propiedades que son beneficiosas para nuestra salud. Es una fuente de vitamina C, contiene sustancias analgésicas, ácido salicílico y cumarina, por lo que es empleado como antiinflamatorio y antibiótico natural. Favorece la digestión, es carminativo y también es considerado beneficioso para el hígado, para depurar la vesicular biliar y para evitar piedras en la vesícula.
Ahora bien, no debemos usar a esta hierba aromática en exceso porque puede tener efecto carcinógeno dado la presencia del estragol. Por lo tanto, aplica perfectamente la frase “es bueno el estragón pero no tanto”…

¿Y ustedes han cocinado con estragón? ¿Cuáles platillos nos recomendarían hacer?

Nosotros nos lanzamos a preparar una Salsa Bearnesa según la receta de la Escuela Cordon Bleu de Paris y nos quedó deliciosa!!!

Referencias
– McGee, H. La cocina y los alimentos. Enciclopedia de la ciencia y la cultura de la comida. Sexta edición, Barcelona, Editorial Debate, 2011. 941p. (Traducción de Juan Manuel Ibeas).
– Green, A. Cocine con hierbas aromáticas y especias. Editorial Bonvivant, Ediciones Robinbook, Barcelona, 2011. 318pp. (Traducción de Eva Nieto Silva).
Artemisia dracunculus, disponible en: https://es.wikipedia.org/wiki/Artemisia_dracunculus
– Propiedades alimentarias del estragón, disponible en: http://www.botanical-online.com/estragon.htm
– Propiedades del estragón, disponible en: http://www.botanical-online.com/estragon_propiedades.htm
– Qué es el estragón, disponible en: https://www.directoalpaladar.com/ingredientes-y-alimentos/que-es-el-estragon
– Tarragon (Artemisia dracunculus L.), disponible en:
http://gernot-katzers-spice-pages.com/engl/Arte_dra.html
– Toxicidad del estragol, disponible en: http://www.botanical-online.com/estragon_toxicidad.htm

Aromas y sabores para degustar

Como ya hemos visto en todas o casi todas las publicaciones de Cilantro pero no tanto las hierbas y las especias siempre nos acompañarán de una u otra manera en nuestras cocinas. Sin importar de que parte del mundo vengamos, éstas serán nuestras compañeras inseparables en este transitar de aromas y sabores que le ponen encanto y magia a nuestras vidas.

1-18-10-2016-galletas-sableUna vez que conocemos a una nueva hierba o especia, ya sea porque nos las presentan o porque las descubrimos “casualmente”, y nos dejamos arrastrar por sus encantos, es probable que queramos incluirla en nuevos platillos o incluso en platillos tradicionales. Quizás entonces nos provoque degustar nuevas mezclas y sintamos deseos de experimentar, crear, reinventar o innovar, surgiendo combinaciones que nos llevan a deleitarnos con los aromas y sabores de nuestras hierbas y especias…

4-18-10-2016-galletas-sableSe imaginan las siguientes combinaciones: Aires mediterráneos que emanan del aroma fresco e intenso del orégano y el parmesano con el sabor picante y fuerte del ajo en un solo bocado, o la exquisita combinación de tomates secos y orégano como muestra Luisa aquí arriba; el encanto de lo que es para muchos la Fresca Italia envuelta por los aromas de la albahaca en un exquisito pesto con queso y pimienta; la inigualable Esencia de la india a través del penetrante sabor y aroma de la cúrcuma con el imponente y sensual picor de la pimienta; las cálidas e intensas fragancias del Oriente Medio impregnadas de una mezcla de comino, ajonjolí, orégano, zumaque, entre otros; o lo que sería para nosotros los venezolanos evocar nuestra tierra por medio del tradicional Sofrito criollo a base de una mezcla de ají dulce, cilantro y un toque de queso blanco criollo…Suponemos que si y que seguramente estarán además degustando mentalmente todos estos aromas y sabores.

3-18-10-2016-galletas-sableAhora imagínense estas sublimes combinaciones en un solo bocado dentro de unas crujientes y suculentas galletas tipo sablé, imaginen que todos estos sabores se desmoronen en sus bocas y que tras probar una sola galleta sientan el indomable deseo de querer comérselas todas…Sería fantástico ¿no?

Pues Luisa y yo hemos hecho varios intentos y les ofrecemos, por los momentos, algunas de las miles de combinaciones que se pueden hacer con las hierbas y especias que tenemos en nuestra alacena e incluso en nuestros jardines.

sable-pestosable-escencia-indiasable-tomate-secoAtención queridos lectores!!! si quieren degustar estas deliciosas galletas sablé y les da flojera prepararlas, mi querida compañera Adriana se las puede preparar por encargo si la contactan por aquí: 

imagecorreo: aromasybocados@gmail.com                                                                instagram y twitter: @aromasybocados

Son deliciosas y hermosas para esa cena especial, para untar una crema como pasapalo o como un bocadillo sanito para matar el hambre en la tarde…